Informacion de Henderson


Dom 22 De Nov Del 2009
11:47:41
Café Literario - Premio Centenario
UN ACTO DE FÉ
-¡Ser Hendersonense es un gran acto de fé!
Las palabras no fueron dichas en un templo religioso. Acababan de ser pronunciadas por Juan Lucena en el bar “El Catango”.
Al instante, surgió la discusión. Sobre el origen del nombre del pueblo. Sobre quién había sido Henderson, si a sus habitantes había que llamarnos Hendersonenses o Hendersonianos. La noche era larga y había que revisar la historia del pueblo a través de las palabras, un recurso siempre válido tanto para quienes se reúnen a conversar y tomar un vino como para los estudiosos de la lengua. (Algunos hasta conjugaban el termino verbalmente, como el Poyo, que estaba desde temprano en el bar: “-Yo Hendersonense, Tu Hendersonense,…-decía.)
-El hombre era un inglés que anduvo por acá. Parece que le gustaba el golf – (dijo Raúl dándole fuerza a la sonoridad de la letra f).-Y se hizo una canchita, atrás de la estación de trenes, entre los galpones- culminó el relato.
-Andá a bolasear a otra parte, ese inglés no vino nunca, y fundó el Gol Clú de Mar del Plata, y el Clú Peñarol de Montevideo. Parece que le gustaba el fútbol al tipo, tenía un físico bárbaro.-Estas palabras le sirvieron al pelado De la Serna para terminar su vaso y automáticamente levantar el brazo, mostrar el recipiente vacío, a lo que Osvaldo, el bolichero le sirvió el tinto líquido. La etiqueta de la botella ya casi ilegible por las gotas de la vid decía: “Si los amantes del buen vino van al infierno, vacío debe estar el paraíso”
-No seas pijotero, llenalo hasta arriba, valga la rebundancia. Que estamos de festejo.- pidió De la Serna.
-Qué sabes lo del físico, si nunca lo viste.-Grritó Raúl, que había quedado dolido luego de la desautorización de sus datos históricos, recogidos en dudosa fuente, y vaya a saber en que momento y en que bar.
-Y para que sirven las fotos mi amigo… En casa de abuelita hay un álbun de “La Acción”, de don Más, y ahí esta el hombre, todo seriecito, con unos bigotes negros, anchos. La foto lo muestra hasta acá. ( Ubica el dedo pulgar en el cuello y abre el índice).
-Como podés saber si tenía buen físico si es una foto de primer plano.
-Mire usté, no sabía que era fotógrafo el hombre.
- Yo no tengo nada que festejar- dijo el propietario del local- para mi la fecha de fundación es el ‘11, y no el ‘09. Fijate que en 1908, el tren llegó a la Rica (estación que se encontraba a unos 130 Km. De Henderson), me querés decir como hicieron para hacer ciento y pico de kilómetros en un año. El tren para mí no llego acá en el ‘10. Llegó en el ‘11.- Aunque estas palabras sembraron algunas dudas sobre las fechas y los hechos , los reunidos querían festejar, y para celebrar siempre se busca la fecha más cercana. Para el 2011 faltaban dos años y sus espíritus exigían brindis.
Era un tiempo en que todos éramos de alguna manera historiadores. Los datos que había no eran muy certeros. Esto hacía que se manejaran todo tipo de conjeturas. Algunos relacionaban la historia del pueblo con sus historias personales. Expresiones del tipo: “-Mi viejo vino antes del nueve y ya había gente”. Eran muy comunes.
Y la historia les brindaba veracidad a través de planos brindados en oficinas ministeriales de la Capital de la Provincia, que confirmaban que en 1885 ya había división de tierras.
-Estas tierras se las habrá regalado Roca a algún amigo general, luego de matar a los indios…- dijo el ruso.
Lo que demuestra que el instinto popular no se equivoca tanto de los hechos históricos, confirmado en las fuentes.
Quien figura como primer “comprador” de estas tierras, Melitón Panelo, era militar. Y lo era también, Belisario Arana, propietario del establecimiento “las Taperas”, quien tenía gran cantidad de tierras.
Hasta el doctor del hijo de Roca fue premiado con tierras por aquí, luego de no haber querido cobrar los servicios por la cura del niño del hijo del presidente, aduciendo que había sido un honor atenderlo.
-“Ensille un buen caballo. Toda la tierra que recorra en ese día es suya. No se olvide de amojonar”- relata el mito popular que fueron las palabras dichas por el presidente Roca, al médico de su hijo, Ignacio Pirovano..
Los más jóvenes también participaban en estas discusiones, con falta de rigor histórico, claro está, pero aportando testimonios orales de su abuelos (algunos, a mi parecer, inventaban estas conversaciones con sus ancestros).
-El padre de mi abuelo estuvo en la línea de fortines. Una vez salieron a campo abierto y lo sorprendieron unos indios. El único que volvió fue él. Pero no pudo decir lo que pasó porque quedó mudo del susto.-aseveró Cristian.
-Corajudo el abuelito…-La ironía en boca de Alfredo, era como respirar el aire cada día.
-¡Bisabuelo!¡Te querría ver a vos que te persigan cientos de indios, a ver si ibas a hablar!- Gritó Cristian, herido en lo más profundo del honor y la valentía de su linaje.
En una mesa, se encuentra Héctor, solo, tomando una cerveza. Ha regresado al pueblo luego de estudiar Letras en la Capital, sin título pero con mujer y un niño. Como no podía ser de otra manera a la mujer ya le pusieron sobrenombre: “Título”. Pues la madre de Milton siempre repetía: “-Héctor en cualquier momento se recibe y viene con el Título”.
-Cultura que domina, cultura que pone nombre a las cosas.- Aseveró el intelectual repatriado.“- Por eso nos llamamos Henderson y no Canuyian, nombre del cacique de las tribus que habitaron estas tierras.”
Después de estas palabras se hizo un silencio. Pero duró poco.
El dueño del bar encendió la radio, un transistor mayor, herencia de su abuelo. Buscaba en el dial y no encontraba nada. Los más jóvenes pedían regueton.
-¡Que es eso, una marca de jean, la radio de Osvaldo solo agarra AM!- Dijo Pichón. Aquellos dedos, en una de las vueltas a la ruedita, encontraron los sonidos de una guitarra, que parecían como arrancados de la tierra.
-Escuchen al Rodo. Está en Radio Nacional, escuchen, escuchen…dijo que era de Henderson.
Y todos compartieron aquel momento de felicidad, la sonoridad del nombre de su pueblo, dicho por uno de sus destacados artistas en una radio de la Capital. Esa hermosa sensación de sentirnos amparados bajo el mismo sonido, bajo el mismo nombre. Algo, quizá, inexplicable desde la razón.
Por este motivo, cuando Osvaldo, destapó dos botellas de vino, cortó el pico de una cajita, sirvió con delicado esmero y
chocaron los vasos y nos deseamos lo mejor para los próximos cien años, sonó en mis oídos la frase que Juan Lucena compartió con todos nosotros aquella noche: “…Ser Hendersonense es un gran acto de fé…”.
COCO

 


«« Volver »»

Ultimo Momento (La Nacion OnLine).

FM Amanecer 92.5 Mhz
Licencia:
LRI970 - Canal 223
Propietario y Director:
Diego Gabriel Feito
Direcion:
Colón 338 - Henderson - Pcia. Bs.As. - Argentina - CP(6465)
E-mail:
fmamanecer@hcnet.com.ar
Telefono:
02314-451116
Mensajes:
02314-15539042
C.U.I.T:
20-22445052-5
Henderson-Net
Propietario y Director:
Martinez, Horacio Alejandro
Direcion administrativa:
Luis Guillon - Pcia. Bs.As. - Argentina - CP(1838)
E-mail:
webmaster@henderson-net.com.ar
Telefono:
011.15.6427.0998
Mensajes:
011.15.6427.0998
Hosting:
http://www.amss.com.ar
[ Espacio Publicitario ]

Desing by AMSS® of Martinez, Horacio Alejandro - Copyright© AMSS® 2010 - Todos los derechos reservados®